domingo, 28 de agosto de 2011

You.

Las cinco de la mañana. Un sms. Un "te quiero". Y de repente, todo el bajon de la semana anterior, todo aquello en lo que habias estado pensando... se derrumba. Y de repente, sin saber porque, siento ganas de llorar. Supongo que seran sentimientos retenidos, causados por el que nadie se abre a mi, porque la gente parece estar vacia y me hacen sentir menos llena. Pero entonces recuerdo, hace apenas unas horas, esta noche. Las recuerdo a ellas, sus abrazos, sus besos despues de solo una semana sin verme, pero como si hubiera pasado toda una vida. Recuerdo lo bien que me siento con solo oirlas reir. Lagrimas de alegria... Contesto, por supuesto: "Yo si que te quiero". Y de nuevo lagrimas, sin saber porque. Ella. Es la que me alegra, la que saca lo mejor de mi, la unica que me hace ser yo misma. Ella se merece lo mejor, porque ella es lo mejor. No la merezco. Y pienso en lo que ella se merece, y en lo injusta que es la vida. Me rompe el alma saber que ella no esta bien, me destroza, porque su dolor es el mio. Y de alguna forma, pienso que la ayudo hablandole y dandole consejos que puede que ni lo sean, pero me siento algo triste. Nadie puede ayudar en estos casos. En resumidas cuentas, no os imaginais lo afortunada que soy al tenerla en mi vida, no se como puedo aguantar a veces tanto tiempo sin ella.






3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho lo que has escrito. En serio, tu amiga debe sentirse afortunada porque le regales este precioso detalle.

    Tenéis suerte de teneros la una a la otra.

    :3

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, no me sales como seguidora... snifff, yo te sigo te espero por mi blog y que nos comentemos a menudo ! Muchas gracias, besossss

    http://comounapricesa.blogspot.com/

    ResponderEliminar